Archivo de la etiqueta: Virgen

LA DEVOCIÓN MARIANA EN PORCUNA. (Sus advocaciones en las Edades Media y Moderna)

Los testimonios históricos revelan que desde los primeros siglos del cristianismo exis­tió  un culto de veneración, superior al tributado a los mártires, en honor a la Virgen María, en re­conocimiento de su privilegio de ser la Madre de Dios, según la carne.

Este culto recibió un enorme impulso tras la celebración en el 431 del Concilio de Éfe­so y el ejemplo dado por el papa Sixto III, en los años inmediatos al Concilio, cuando mandó edificar y consagró en el Esquilino romano una basílica dedicada a la Theotokos (Madre de Dios).

España no permaneció ajena a esta explosión de fervor mariano y en las comunidades cristianas surgieron iglesias y capillas dedicadas a la Madre de Dios, de tal forma que para el año 656, en que se celebró el X concilio de Toledo, el culto litúrgico dedicado a María estaba ya generalizada con toda solemnidad, por lo que para unir criterios se ordenó que la festividad de la gloriosa Madre de Dios, se celebrase en todas partes el mismo día y con igual honor.

La comunidad cristiana de la visigótica Porcuna, todavía Obulco, no permaneció ajena, como no lo ha permanecido nunca hasta nuestros días, a la veneración a la Madre de Dios, bajo múltiples y diferentes advocaciones, pues como proclama el concilio Vaticano II, María es, la que después de Cristo, ocupa en la Santa Iglesia el lugar más alto y a la vez el más próximo a nosotros. Vamos a intentar en este trabajo hacer un repaso de esta devoción en Obulco- Porcu­na a través de las distintas advocaciones con que ha sido y es venerada la Virgen María en la localidad. Siempre con la mente puesta en la unicidad de la Madre de Dios, ya que las distintas advocaciones con que es conocida sólo son formas de nombrarla, unas son con­secuencia de los atributos que la adornan o hechos de su vida: Inmaculada, Encarnación, Anun­ciación, Asun­ción, Milagrosa, etc; otras indicadoras de la mediación entre Dios y los hom­bres: Refugio (de los pecadores), Perpetuo Socorro, Consolación, Auxiliadora, etc, las más toponímicas, por el lugar de apa­rición o de veneración con el fin de distinguirlas de las vecinas: Alharilla, Cabeza, Zocueca, Setefilla, Rocío, etc y también por las circunstancias concretas que motivaron el títu­lo adjudicado, Nieves, de la Calle…

Para accedera al artículo completo publicado en el Programa de la Romería de Alharilla del año 2008, pinchar en el enlace: http://www.box.com/s/nrsxxmm9yivtrabo6ehf

Imágenes de la Virgen de Alharilla

Revisando los documentos conservados de la cofradía y ermita de Nuestra Señora de la Encarnación, subtítulo de Alharilla, hemos encontrado que hasta el día de hoy, y desde 1490,  ha habido al menos cuatro imágenes de nuestra patrona en el término de Porcuna.

La tradición recoge hallazgo de una imagen tras la milagrosa aparición de la Virgen a los pastores Antón Frontón y Pero Esteban en la noche del 24 al 25 de marzo, posiblemente del año 1248. La imagen apareció entre las piedras de un gran majano situado en las proximidades del actual humilladero, esta imagen pudo ser de época y factura visigótica, pues contamos con el testimonio epigráfico de la veneración a la Virgen desde los siglos V y VI, en una capilla exis­tente en el fundo Valles arrabal de la ciudad de Obulco, escondida por los cristianos porcunen­ses ante la presión de los musulmanes. También podría tratarse de una escultura femenina pre­cristiana, quizá relacionada con los ritos de la fecundidad y de tez oscura, que al ser hallada fue tomada como ima­gen divina, como hay constancia que ocurrió en otros lugares, y que en algu­nos casos se ha comprobado al ser sometidas a recientes restauraciones. Algo desde luego debió tener la primitiva imagen, para que a los visitadores en 1509 les pareciese deshonesto el que la imagen tuviese que ser vestida por hombres y mujeres, deshonestidad que no se hubiese puesto de manifiesto en caso de ser una talla completa, bien visigótica,  románica o gótica, pues en este caso tendría sus vestiduras labradas en la madera y el vestirla hubiera consistido en cubrirla con ves­tiduras más lujosas o acordes con la moda femenina de la época; en caso de haber sido una talla com­pleta hubiera bastado con ordenar su restauración, con un nuevo estofado, dorado y pintado, como se mandó hacer en otras imágenes  por estos años. Estimamos que no pudo ser una escultura de candelero, por no ser propio de la época, por ello nos inclinamos a pensar que bien pudo ser una escultura de época precristiana, y que posiblemente tuviera bien señalizados sus atributos femeninos, quizá un abultado vientre como las venus paleolíticas, del que posible­mente se derivaría el nombre de su advocación, ya que su nombre era de la Encarnación y no de la Anun­ciación, que se celebra el mismo día 25 de marzo, por todo ello a los visitadores les pa­reció adecuado ordenar que se hiciese una nueva del bulto con el Niño Jesús en sus brazos que fuese de buena calidad y pintura.

Para acceder al artículo completo, publicado en el Programa de la Romería del año 2003, pinchar en el enlace:  http://www.box.net/shared/qs28ey4yg6eiu46pxrey

HACE 400 AÑOS.- VISITA DE LA ERMITA Y HOSPITAL DE NUESTRA SEÑORA DE ALHARILLA Y EXAMEN DE SUS CUENTAS.

Éste es el título que encabeza la visita que el día dos de septiembre de 1611 iniciaron a la cofradía, ermita y hospital de la Virgen de Alharilla, los visitadores de la Orden de Calatrava  frey don Juan de Toledo y del Águila, caballero profeso de la Ordeny el licenciado Barreda de Rivera, capellán de su Majestad y prior de San Benito de Porcuna, siendo frey don Lucas Zarzo rector de la igle­sia parroquial de Porcuna.

En esta fecha la junta de gobierno de la cofradía, elegida el 22 de marzo de 1610, estaba formada por las si­guientes personas: alcalde de la cofradía Juan Ramírez de Aguilera; regidores Pedro Hurtado de Mon­tilla, Antonio de Salas y Benito González de Huertas, siendo el mayor­domo Jorge de Zarza, en sustitución del elegido Pedro de Osuna, que falleció durante el desem­peño de su cargo. Es de indicar que la función del mayordomo de estonces no se correspondía con la de los mayordomos actuales y su función era sobre todo la de administrador de los bie­nes de la cofradía.

Para acceder al artículo completo, publicado en el Programa de la Romería de Alharilla, año 2011, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/9q466akj2a