Archivo de la etiqueta: soledad

ORIGEN DE LAS COFRADÍAS DE SEMANA SANTA EN PORCUNA. SIGLO XVIII. 5º LA SOLEDAD (II)

En el anterior artículo, sobre el origen de la cofradía de la Soledad en los siglos XVI y XVII, publicado en esta revista el año 2015, finalizábamos recogiendo que en el año 1780 se aprobaron unas nuevas Constituciones, hecho, que seguramente, iría encaminado a evitar su supresión, ya que posiblemente se conocería la intención real de extinguir las cofradías y decidieron adelantarse, como también ocurrió con otras cofradías locales. En febrero de 1773 una Real Cédula prohibió que las estaciones de penitencia estuvieran acompañadas de disciplinantes de sangre y empalados y por decreto de Carlos III en 17 de marzo de 1784 se ordena la extinción de las hermandades gremiales y todas las cofradías erigidas sin autoridad real o eclesiástica, quedando únicamente las aprobadas por ambas jurisdicciones y las Sacramentales. Las Constituciones de la Cofradía de la Soledad fueron aprobadas por el vicario de Martos con fecha 12 de agosto de 1780, por tanto a la publicación del decreto de extinción, las Constituciones ya se hallaban aprobadas por la autoridad eclesiástica y quedaban fuera de las extinguidas.

Para acceder al artículo completo, pinchar en el enlace: https://app.box.com/s/igj18n0t5cv2qowc68tr8l1qe1t0j58o

Anuncios

ORIGEN DE LAS COFRADÍAS DE SEMANA SANTA EN PORCUNA 3º LA SOLEDAD

ORIGEN DE LAS COFRADÍAS DE SEMANA SANTA EN PORCUNA

SIGLOS XVI y XVII

(y notas de los siglos XVIII y XIX)

3º LA SOLEDAD

SOLEDA02

María Santísima de la Soledad, en una magnífica fotografía de César Cruz

Parte de este artículo, sumamente abreviado por razones de espacio, ha sido publicado en el Programa de Semana Santa de Porcuna de 2015, ahora lo ofrecemos completo pinchando en el enlace: https://app.box.com/s/k6j669z83y79oedtdjyfp86lu6mrwcxx

LA DEVOCIÓN MARIANA EN PORCUNA. (Sus advocaciones en las Edades Media y Moderna)

Los testimonios históricos revelan que desde los primeros siglos del cristianismo exis­tió  un culto de veneración, superior al tributado a los mártires, en honor a la Virgen María, en re­conocimiento de su privilegio de ser la Madre de Dios, según la carne.

Este culto recibió un enorme impulso tras la celebración en el 431 del Concilio de Éfe­so y el ejemplo dado por el papa Sixto III, en los años inmediatos al Concilio, cuando mandó edificar y consagró en el Esquilino romano una basílica dedicada a la Theotokos (Madre de Dios).

España no permaneció ajena a esta explosión de fervor mariano y en las comunidades cristianas surgieron iglesias y capillas dedicadas a la Madre de Dios, de tal forma que para el año 656, en que se celebró el X concilio de Toledo, el culto litúrgico dedicado a María estaba ya generalizada con toda solemnidad, por lo que para unir criterios se ordenó que la festividad de la gloriosa Madre de Dios, se celebrase en todas partes el mismo día y con igual honor.

La comunidad cristiana de la visigótica Porcuna, todavía Obulco, no permaneció ajena, como no lo ha permanecido nunca hasta nuestros días, a la veneración a la Madre de Dios, bajo múltiples y diferentes advocaciones, pues como proclama el concilio Vaticano II, María es, la que después de Cristo, ocupa en la Santa Iglesia el lugar más alto y a la vez el más próximo a nosotros. Vamos a intentar en este trabajo hacer un repaso de esta devoción en Obulco- Porcu­na a través de las distintas advocaciones con que ha sido y es venerada la Virgen María en la localidad. Siempre con la mente puesta en la unicidad de la Madre de Dios, ya que las distintas advocaciones con que es conocida sólo son formas de nombrarla, unas son con­secuencia de los atributos que la adornan o hechos de su vida: Inmaculada, Encarnación, Anun­ciación, Asun­ción, Milagrosa, etc; otras indicadoras de la mediación entre Dios y los hom­bres: Refugio (de los pecadores), Perpetuo Socorro, Consolación, Auxiliadora, etc, las más toponímicas, por el lugar de apa­rición o de veneración con el fin de distinguirlas de las vecinas: Alharilla, Cabeza, Zocueca, Setefilla, Rocío, etc y también por las circunstancias concretas que motivaron el títu­lo adjudicado, Nieves, de la Calle…

Para accedera al artículo completo publicado en el Programa de la Romería de Alharilla del año 2008, pinchar en el enlace: http://www.box.com/s/nrsxxmm9yivtrabo6ehf