Archivo de la etiqueta: ermitas

LAS ERMITAS DE PORCUNA EN 1569

Hace casi 450 años, el 17 de agosto de 1569, el rey Felipe II emitió a través del Consejo de Órdenes una real provisión en la que decía:Sabed que Nos queremos saber qué ermitas hay en esa tierra de la Orden de ese partido, en qué partes y lugares están y qué renta tienen y quién se la dejó y con que condiciones y gravámenes y qué monta la limosna que se coge de ordinario en cada una de ellas cada año, en qué se gasta y distribuye todo ello y qué fiestas se celebran, misas y oficios se dicen en ellas y si en alguna de las dichas ermi­tas hay cofradías o hermandades y quien las instituyó y con que licencia y condición y obliga­ción y que ordenanzas tienen y si están por nos confirmadas las tales ordenanzas” y como consecuencia ordenaba: “por la presente vos mandamos que con todo cuidado y diligencia hagáis información, averiguación y sepáis muy particularmente todo lo suso dicho y hecha la información y averiguación la enviad al dicho Consejo para que la man­demos ver y proveer”.

Para acceder al artículo completo, publicado en el Programa de la Romería de Alharilla de 2017, pinchar en el enlace: https://app.box.com/s/uoy6hlztgps2gp16hypr8yd5ivsi44ix

Anuncios

FUNDACIÓN Y VISITAS A LA IGLESIA Y COFRADÍA DE SAN JUAN BAUTISTA. (Colección de documentos)

La iglesia de San Juan Bautista, a la que erróneamente Manuel Heredia Espinosa, en su Historia de Porcuna página 471, denomina de San Juan Evangelista, existió hasta el año 1974 en que fue vendida por el obispado y en su lugar construida una vivienda.

Desconocíamos los pormenores de su fundación y vicisitudes, de lo que ahora nos sacan la serie de documentos que publicamos. Por ellos conocemos que fue inaugurada el día 22 de abril de 1546, y construida gracias a un legado del matrimonio formado por Benito Ruiz Cantarero y Elvira Díaz, estas dos personas aparecen en todos los documentos del siglo XVI como grandes benefactores de la población y construyeron, también, una capilla en la iglesia parroquial.

Los altares, imágenes y enseres que se citan permanecieron en ella hasta el año 1936, después por espacio de veinte años la iglesia permaneció cerrada al culto, sirviendo para diversos menesteres, recordamos el de almacén de cereales y de alojamiento de tropas. A mediados de los cincuenta un grupo de vecinos solicitó y obtuvo que se abriera al culto, donando algunos enseres e imágenes, tales como un cuadro de la desaparecida Virgen de la Aurora o la Virgen de las Angustias, ahora en la parroquia, que fue donada por doña Pura de Haza, y así permaneció hasta que fue vendida y derribada como quedó apuntado antes.

Para tener acceso al artículo completo, publicado en el programa de Feria Real del año 1997,  pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/jpbjyou36q