II Jornada de Convivencia de los Burgos.- 30 de Octubre del año 2011 en Alcaudete (Jaén)

Transcurrió mejor de lo previsto. Esta vez las caras ya nos resultaban más conocidas, aunque en ocasiones hubo que pedir el nombre.

Con sólo 15 minutos de retraso comenzó a las 10,30 el Acto de Recepción y la intervención de los Ponentes en el Salón de Actos de la Biblioteca “Miguel Burgos Manella”.

Esta Biblioteca se encuentra situada en plena zona verde, en la Avenida de Andalucía, junto al Parque de la Fuensanta. Es un edificio dependiente del Ayuntamiento. Cuenta con dos plantas. En su planta baja encontramos la Biblioteca Municipal y en su planta superior hay dos salas. Una de ellas es un gran salón con escenario, pantalla y proyector.    

         A las 10.30 ya estábamos en la tribuna los tres Ponentes:  D. José Antonio Ruíz, Responsable de la Biblioteca, D. Antonio Recuerda Burgos y D. Antonio Rodríguez Burgos.

         D. José Antonio Ruíz, excusó la inasistencia del Sr. Alcalde y en su nombre dio la bienvenida a  todos los asistentes.

         A continuación D. Antonio Rodríguez Burgos desarrolló su ponencia: “La vida surge en Alcaudete”.

         Expuso cómo se había quedado detenido en el último antepasado que aparece en el Libro y que se había casado con María de Mesa en 1669, del que tenía constancia sólo por el Índice de Matrimonio, por tanto sin tener acceso a la partida de matrimonio, y sin saber dónde había nacido. Como en Priego había encontrado algunos Burgos con el mote de “el granadino”, esto le despistó y le hizo buscar a los antepasados en Granada. Pasó muchas horas y días manejando los microfilms de los libros parroquiales que el obispado tiene archivados en el Seminario y encontró a Joan de Burgos nacido en 1643 y bautizado en la Iglesia de San Ildefonso, junto a la Puerta Elvira. Fue a esta parroquia y manejando sus libros sacramentales ascendió a sus padres y abuelos, y se quedó tan feliz. Pasado el tiempo, y como el cerebro no deja de trabajar, cayó en la cuenta de que su madre no llevaba el apellido Oxeda y que mientras no se demostrara por qué al casarse le había aparecido ese segundo apellido, no se podía admitir que el que nació en Granada era la misma persona que el que se casó en Alcaudete. Entonces, vuelta a empezar con los microfilms del Seminario a la búsqueda de un Juan con esos apellidos. Y se volvió a quemar las pestañas en el lector de microfilms del Seminario. También fue al Archivo de Protocolos del Colegio de Notarios de Granada. Trabajo inútil, porque no encontró a nadie con el doble apellido “Burgos y Oxeda” que presentaban los de Priego y el de Alcaudete.

         Estando en estas su sobrino Alejandro Alva Rodríguez le informó de la existencia del Portal de Archivos Españoles (PARES) en Internet y allí encontró un pleito de Nicasio Burgos Ojeda en Priego archivado en la Real Chancillería de Granada, por la herencia de su abuelo materno Dn Joan Galindo contra sus  herederos [caja 627, pieza 003]. El pleito se contenía en un tocho de tropecientos folios. Fue pasando folio tras folio y de pronto se encontró con una copia de la partida de matrimonio de Joan de Burgos y Oxeda con María de Mesa Santaella, expedida en 1782 para las necesidades del pleito, donde quedaba constancia de que era natural de Alcaudete. Entonces, todo se redujo a repasar con todo cuidado y de forma exhaustiva el libro de Índices de Matrimonios de la parroquia de San Pedro y el libro de Índices de Bautismos de la parroquia de Santa María y rastrear los varones Burgos casados con mujeres Oxeda; y también la descendencia. Así resultó que el que se casó era hijo de Lucas de Burgos (que en 1594 se había casado con Ysabel de Ogeda)  y de Beatriz de Oxene, con quien se había casado en segundas nupcias, y que nació entre 1630 y 1637, por lo que se casó teniendo entre 33 y 40 años. Como el apellido Ogeda era muy linajudo, se entiende que los descendientes de la segunda mujer se lo apropiaran también, por la liberalidad de la época en la adscripción de los apellidos.

         Dada la falta del juego completo de los Libros de Índices de Bautismos y de Matrimonios, y de los correspondientes de las Partidas de Bautismo y de Matrimonio, en ambas Parroquias, el seguimiento de los antepasados de Lucas de Burgos toma otro cariz. El de buscar documentos civiles (testamentos, compra-venta, etc.) en el Archivo Histórico Provincial de Jaén o en cualquier otro lugar, donde aparezca el citado Lucas de Burgos  en relación con su padre, hermanos y abuelos. Pero el avance será inevitablemente lento.

         Puso punto final a su exposición, evitando cualquier tristeza por mirar al futuro (es decir, por mirar a un pasado más remoto) y, por el contrario, con una manifiesta alegría al considerar los hallazgos encontrados en el presente.

A continuación tomó la palabra el segundo Ponente, D. Antonio Recuerda Burgos y desarrolló el tema: “La muerte ronda Porcuna”.

         El 28 de julio de 1913 ocurrió en la localidad de Porcuna un crimen que hizo temblar los cimientos de la sociedad de corte agra­rio y tradicional. Dos hermanos conocidos como los “Nereo”, Antonio y Justo Ramírez Muñoz, dieron muerte a una pareja de la guardia civil, com­puesta por el sargento José Martínez Montilla y el guar­dia Francisco Vivancos Cánovas, los asesinos huyeron al campo y tras varios días de intensa búsque­da se entregaron voluntariamen­te al alcalde y al juez de Porcuna y al juez que acudieron a recogerlos a un lugar conve­nido en el coche de un político local, inme­diatamente se hace cargo de su defensa don Niceto Alcalá Zamo­ra, que tras un sonado proceso en el que ambos reos son condenados a muerte, consigue la conmutación de la pena de Justo.

         Según recogimos de Francisco Casado Burgos, hace ya más de 20 años, la madre de los Nereo era familia de la suya, aunque no sabía precisar si era por el apellido Burgos, más tarde al leer una entrevista hecha a Antonio “Nereo” conocimos que eran parientes de Antonio Pulido Burgos, por lo que llegamos a la conclusión que su madre debía pertenecer a nuestra familia. Sin embargo en la partida de defunción de Antonio figuraba como María Muñoz Córdoba, segundo apellido que resultó ser erróneo, pues Antonio Rodríguez Burgos halló la partida de nacimiento de Antonio donde figuraba correctamente el nombre de la madre María Muñoz Burgos, hija de Leandra Burgos Ortega de Castil de Campos que casó Antonio Muñoz González de Fuente Tojar. Su hija María Muñoz Burgos se casó con Antonio Nereo Ramírez Ortega  de Castil de Campos y se fueron a vivir a la Villa de Almedinilla donde nació Antonio el  7 de Junio del 1892.

         Basándonos en estos datos dimos a conocer todos los detalles del luctuoso acto, el proceso judicial consiguiente y la campaña organizada para conmutarles la pena de muerte dirigida por Alcalá Zamora.

         También aprovechamos para hacer referencia a otro desagradable suceso que afectó a la familia, como fue el asesinato de uno de sus miembros, pues aunque conocíamos lo hechos ocurridos en 1929 en el que el cadáver mutilado del porcunés Pablo Casado Navas apareció dentro de un cajón, enviado desde Barcelona a la estación de Atocha de Madrid, desconocíamos datos familiares, ahora al leer la prensa la época descubrimos que Pablo aparecía citado en la página 84 de nuestro libro familiar de los Burgos, por ser hijo de Genoveva Navas Burgos, aunque desconocíamos su trágica y desgraciada muerte.

         Por último, el responsable de la Biblioteca, D. José Antonio Ruiz, leyó la Ponencia que había redactado el historiador alcaudeteño, y también de nuestra familia, D. Enrique López Ríos, ausente por estar celebrando las Bodas de Plata de su matrimonio: “Alcaudete en el Siglo XVI”

         Alcaudete inicia los albores del siglo XVI, tras concluir la guerra entre los reinos cristianos del norte y el reino Nazarí de Granada, con una gran fuerza económica, demográfica y simbólica dentro del panorama político nacional. Una descripción de la época dice: “Yace entre cerros Alcaudete, con fuerte y hermoso castillo, que sirve de Palacio a sus Condes. Está abastecido de muy rica pesca, fértil de pan, vino, aceite, caza, regaladas alcaparras, y especialmente mucha fruta a diferentes partes conducida. Se labran famosos tafetanes”.

         El empuje demográfico, motivado por el proceso de cultivo de los campos que durante mucho tiempo estuvo retenido a consecuencia de la guerra, su roturación, su ampliación de cultivos, sus procesos más sofisticados técnicamente con la aparición de mas molinos, tanto de cereales, como de aceite y zumaque, darán mayor consistencia a la economía local. A ello hay que sumarle la enorme importancia que tendrá en nuestra economía la alcaparra, que llegara a pagar una tasa de exportación. Y la cría de gusanos de seda, que formaban conjuntamente con las plantaciones de moréas una industria muy floreciente.

         Prueba de ello es el paso de 4,986 habitantes en el año1,535 a6,840 en 1,595.

         Además esta población sería por entonces lo que hoy llamamos una ciudad metropolitana, debido a la gran cantidad de etnias, clase sociales y grupos religiosos que conformaban dicha población: nobleza, clero (de diferentes niveles o clases), clase media y artesanos, campesinos, judíos-conversos, esclavos, negros, moriscos y gitanos.

         Paralelamente, se inician las grandes obras constructivas, generalmente relacionadas con la ideología religiosa que ha triunfado. Los cristianos fueron edificando casas con gran influencia árabe: patios centrales, arcadas y columnas de piedra negra de la Pedrera. Durante el siglo XVI crece también la población rural. Aparecen núcleos de casas de campo, en tierras de pastos o de agricultura, que darán origen a los núcleos de Noguerones, Bobadilla y Sabariego, aunque no como pueblos. Se llegan a alcanzar 1555 casas, de ellas 1189 en el núcleo central y 306 en el término.

         La plaza fue el lugar de un importante mercado. Primero sólo estaba los puestos provisionales, pero poco a poco, se fueron construyendo tiendas, tabernas, fondas, etc., con carácter definitivo. Tenía soportales, y en ella se celebraban festejos taurinos. Los toros se guardaban en unos corrales que había entre el Alcaudetejo y la calle Llana, en jaulas. Entraban a la plaza por la calle del Toril y salían por la calle Santa María, hasta el Arrastradero, ya muertos.

         Durante el siglo XVI se siguió construyendo junto a los edificios religiosos, como Santa María, San Pedro, Convento de Santa. Clara, Convento de San Francisco, Convento del Jesús y Convento del Carmen, ermitas de S. Marcos, Sta. Ana, S. Sebastián, S. Antón, S. Cristóbal, Sta. Catalina y Sta. Cruz. Por la zona de S. Francisco se formaron nuevas calles: Alta, Baja y Zagales. Las puertas de las murallas conservan sus nombres, tales como Puerta del Sol (Cuesta del Cerro), la de Alcalá (Muralla), la de Luque (Carril), la de Priego (Cuesta Priego), la de Carretas, Puerta Mora y Puerta Muñoz.

         Del mismo modo el hecho de que el Camino Real pasase por Alcaudete hizo que existiesen 4 posadas, mancebería, hospital para transeúntes, comercios, tintes, sederos, tejedores, bordadores, fabricas de tafetanes, batanes, espaderos, ballesteros, carpinteros, albañiles, herreros, fiadores, prestamistas, maestros de gramática, escribanos, bachilleres, mercaderes, doctores, boticarios, cirujanos, músicos, alarifes, arrieros, picapedreros, alfareros,…

         Todas estas obras van a repercutir tanto en la población que crece de una manera muy rápida como en la economía local al motivar una mano de obra especializada y técnica que tiene que llegar a Alcaudete.

         Pero a todo ello van a contribuir además los acontecimientos políticos que van a significar:

  • Por un lado el paso de Señorío a Condado de Alcaudete en 1.529.
  • Por otro que los sucesivos condes de Alcaudete durante prácticamente todo el siglo XVI, van a ser protagonistas de la historia de España, representando a la Corona como Virreyes del Norte de África (Orán y Tremecén) y de Navarra.
  • De otro lado, lo que eso va a significar para Alcaudete al pretender los sucesivos Condes magnificar y perpetuar su estirpe a través de las grandes obras que antes hemos enumerado.

         Alcaudete va a iniciar de este modo un aumento de la población que originó la construcción de numerosas casas, que al no tener cabida dentro del recinto amurallado, se levantaron primeramente adosadas a las murallas que defendían el Castillo (las Torres, Arrastradero, Carril, calle Maestra) que conforman la segunda linea; a continuación Campiña, Lozano, Barrio Nuevo, Sabariego, Carretas, Silos, Saladilla, Las Parras, Fuente Zayde y Carnicería (adosados a la tercera línea de murallas).

         Otro elemento curioso en los acontecimientos del Alcaudete del siglo XVI va ser el paso de grandes personajes por nuestro pueblo, como va a ser el caso de Cervantes, Vandelvira, Raxis, 1526 (del 25 al 28 de mayo) está en Alcaudete Carlos V, Santa Teresa de Jesús, Lope de Vega, Francisco del Castillo, y otros muchos que obviamos para no hacer una larga e interminable lista.

         Y esta podría ser una descripción del Alcaudete que da origen a la Familia Burgos en el siglo XVI.

         Les deseo que pasen una feliz y entrañable estancia entre nosotros y nosotras y lamentar no poder acompañarles en este día tan especial.

         Acto seguido, y allí mismo, se proyecto el reportaje “La Familia, un valor permanente”. Consistió en una serie de reportajes a matrimonios argentinos donde aparecían distintos matrimonios mostrando un amplio abanico de  sucesos y experiencias, algunas de ellas trágicas, y cómo habían ido sorteándolas y superándolas gracias a una sólida formación cristiana. En ocasiones, apareció el Papa Benedicto XVI hablando sobre la Familia. También vimos al Fundador del Opus dirigiéndose a un auditorio y refiriéndose a las relaciones matrimoniales.

         Cuando terminó el Acto de la Biblioteca nos dirigimos a visitar el Castillo Calatravo de la ciudad, que se levanta en la cima del monte donde se recuesta Alcaudete.

         No es cosa de intentar transmitiros las vivencias de la visita al castillo, pero sí contaros que está bien reconstruido: allí vimos las caballerizas, el aljibe, la sala capitular, con su monje-soldado presente, y la Torre del homenaje perfectamente ambientados en la época. Paseamos por las murallas, percibimos el fresco aire serrano, contemplamos el paisaje y había quien afirmaba que si el día estuviera límpido se podría divisar la Torre de Porcuna.

         A continuación nos dirigimos a la Iglesia de Santa María que está al pie del Castillo, una de cuyas fachadas es de estilo plateresco. Por dentro, losas blancas y negras. Esbeltas y muy altas columnas, y baptisterio elevado cerrado en semicírculo. D. José  Burgos Serrano se  revistió y celebró la santa Misa, que por ser domingo acompañó con la homilía.

         Cuando salimos al exterior, además de gozar del aire fresco también gozamos de un saludable apetito, que aumentó conforme nos dirigíamos a través del pueblo, en ágil caminata, hacia el restaurante previsto. Al lí pegamos otra vez la hebra con los comensales vecinos, disfrutando de un alegre ambiente familiar. A mitad del almuerzo un llegó de Sevilla hijo de Inmaculada Rodríguez Burgos con su mujer y sus cuatro hijos; la mayor de cinco años y el menor en la cuna. Las tres mayores, correteando y jugando todo el rato, con sus risas y sus voces infantiles dieron una nota más familiar todavía  a la reunión.

         La familia Burgos se prolonga en el tiempo y en el espacio…

         Y para rematar, la esperada visita a la Fábrica de dulces de navidad Doña Jimena, donde fuimos magníficamente atendidos por una guía que nos acompañó por sus instalaciones, explicándonos los procesos seguidos en la elaboración de sus variados productos, los cuales nos dieron a degustar con toda esplendidez en el curso de la visita, de tal forma quedamos tan complacidos y agasajados que al final  nos pasamos por su tienda y nos trajimos a nuestras casas algunos de estos dulces, para las celebraciones navideñas. Una vez terminada la visita nos despedimos con la alegría y satisfacción de haber pasado un magnifico día de convivencia regresando a nuestras casas llenos de contento y con la esperanza de poder repetir el próximo año.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.