Notas al artículo de 2009, “Porcuna y las Comunidades de Castilla”

Notas al artículo “Porcuna y las Comunidades de Castilla”, publicado en el Programa de Feria Real del año 2009.

Cada día que pasa vamos teniendo acceso a nuevos documentos que dan lugar a que nada más publicar algunos artículos, éstos necesiten una revisión y ampliación, así ocurrió con el publicado sobre el Terremoto de Lisboa, pues después de publicado en 2005, tuvimos acceso al informe del alcalde mayor, el cual se incorporó al publicarlo en este blog, esto mismo ocurre con otros artículos del blog que pronto serán revisados y ampliados.

En el programa de Feria Real del año 2009 apareció el titulado “Porcuna y las Comunidades de Castilla”, en él se recoge la estancia en Porcuna de dos de los principales miembros de las comunidades, don Juan de Padilla y su mujer doña María de Pacheco, en Porcuna, con respecto a la participación de Porcuna en las comunidades nada conocíamos entonces, solamente hacíamos mención a la participación de Porcuna en la “Confederación de la Rambla” en apoyo al Emperador, y recogíamos: “La revuelta de las Comunidades tuvo sus focos principales en la Meseta castellana, Andalucía siempre se mantuvo al margen, a pesar de la propaganda intensiva y de algunas tentativas locales sofocadas rápidamente en Sevilla, Jaén y otros lugares”.

Ahora hemos conocido por el registro de un documento en el Libro de Registro de títulos, cédulas y provisiones de la Orden de Calatrava, que comprende los años 1520 a 1522, que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, libro 028, que en Porcuna también hubo personas que se levantaron en armas contra el Emperador, aunque su tentativa fue sofocada rápidamente.

Este registro es el de una orden cursada al gobernador de la Orden de Calatrava en el partido de Andalucía con fecha 14 de enero de 1521, para que informe sobre los sucesos ocurridos en Porcuna y la causa seguida contra los vecinos Pedro Díaz, Francisco Gutiérrez, Álvarez del Villar, Rodrigo de Villena y otros, que pretendieron tomar la fortaleza, matar al alcaide, y alzarse con ella y con la villa. Según da a conocer este documento todos fueron condenados a la confiscación de sus bienes y a pena de muerte, aunque no consta si se ejecutó la sentencia de muerte, sí la de confiscación de bienes pues en otra provisión se hace merced a Hernando de Mazuelo de 80 ducados de oro de los confiscados a Pedro Días de Villena.

Mientra duró la Guerra de las Comunidades las fortalezas de Martos, la Peña y Porcuna fueron reforzadas, y una vez pasado el peligro en 27 de septiembre de 1522 se ordena pagar 182.000 maravedíes sueldo de los 27 hombres que se hubo en estas fortalezas (nueve en cada una) durante nueve meses a dos ducados a cada uno al mes.

Como estamos comprobando Porcuna y sus habitantes participaron activamente en cuantos conflictos bélicos mantuvo la monarquía española, tanto dentro como fuera de la Península, y que en la mayoría de los casos los conocemos a consecuencia de haber perecido en la batalla como Gonzalo Valdivia Carranza que debió morir el día 4 de agosto de 1578 en África, en la batalla de Alcazalquivir combatiendo con el rey de Portugal, don Sebastián, o Jorge de Aranda muerto en 1588 cuando participaba con la Armada Invencible contra Inglaterra. Otros no sabemos la suerte que correrían como los que en 1596 cuando Cádiz fue asediada y saqueada por los ingleses, y al recibirse en el mes de agosto una orden real para que la villa fuese en su socorro, al momento Martín de Uclés, que era coadjutor de la parroquia, se presentó al concejo con otros 25 clérigos y salieron con sus armas al auxilio de Cádiz, porque la gente del pueblo estaba recogiendo sus cosechas, aunque al día siguiente salieron otros 200 vecinos.

Con esta nota queremos dejar constancia de estos porcunenses que pagaron con su vida su oposición a que el Rey entregara su gobierno a una corte de extranjeros desconocedores de la realidad Castellana y que desoyendo las justas quejas del pueblo lo esquilmara con tributos y hombres para hacerse proclamar Emperador, poniendo las bases para la decadencia española.

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.