CELEBRACIÓN DEL PRIMER CENTENARIO DEL TEMPLO PARROQUIAL

Corría el año de 1872, en la mañana del día 7 de enero, el vetusto templo de Santa Maríala Mayor, carcomido por el peso de los años, se estremeció fuertemente y en un último estertor su estructura se vino a tierra con pavoroso estrépito.

El pueblo fiel de Porcuna quedó desconsolado, el centenario templo era la memoria perenne dela Villa, en Él se habían llorado o celebrado cuantos acontecimientos habían sucedido en ella a lo largo de su historia, en Él tenían lugar los democráticos cabildos abiertos, con asistencia de todo el pueblo, para tratar cuantos asuntos de interés afectaban a la localidad, en Él, los coetáneos y sus ascendientes, durante siglos, habían nacido a la fe por el bautismo, en Él, a lo largo de su vida, los vecinos de Porcuna, se habían acercado a los sacramentos, en Él habían implorado la ayuda divina en sus necesidades, a Él habían acudido a agradecer los favores recibidos, en Él los antepasados habían recibido el último adiós y muchos dormían su sueño eterno bajo su suelo. Los que presenciaron el suceso percibían su orfandad, no ignoraban que ya no podrían acudir más a Él, que ya no recibirían en Él su último adiós.

Para acceder al artículo completo, publicado en el Programa de la Romería de Alharilla, año 2011, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/jz0mviqxnp

Anuncios

Los comentarios están cerrados.