UNA DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES (Porcuna 1758 -1936)

Aunque la devoción a la Virgen de los Dolores surge en el siglo XIII en Alemania, su difusión y extensión bajo la advocación de los Dolores de María fue obra de los servitas, Orden que tuvo su origen en Florencia a mediados de siglo XIII, fundada por siete patricios que con el nombre de Siervos de María se retiraron al Monte Senario en 1233, bajo la dirección de San Felipe Benicio. Estos “siervos de la Virgen” o servitas tuvieron como principal cometido meditar sobre la pasión de Cristo y los dolores de su Madre, propagando y popularizando por todas partes esta devoción a “Los Siete Dolores de Nuestra Señora”, consistente en meditar sobre siete momentos de la vida de María, tres de ellos. Profecía de Simeón, Huida a Egipto y Pérdida del Niño Jesús en el Templo, ocurridos durante la infancia de Jesús; y los otros cuatro. Encuentro de María con Jesús camino del Calvario, Jesús Muere en la Cruz, Jesús es bajado de la Cruz y puesto en los brazos de María y Sepultura de Jesús y soledad de María, padecidos por María en la Pasión.

Para acceder al artículo completo  Publicado en “250 Aniversario María Santísima de los Dolores”,  Porcuna 2008, pág 37- 39, pinchar en el enlace:  http://www.box.com/s/1h4at7osr3k4jx8det4a

Anuncios

Los comentarios están cerrados.