Archivo mensual: marzo 2011

ORIGEN DE LA DEVOCIÓN A NUESTRA SEÑORA DE ALHARILLA

Han transcurrido, ya, más de cuarenta años, de aquellas vaca­ciones de Navidad, pasadas con mi abuelo en el cortijo donde per­noctaban los aceituneros que, durante el día, se dedicaban a las tareas de recolección. En las largas noches de aquel invierno nos reuníamos, al calor del fuego que ardía en la chimenea, y bo­quia­biertos escuchábamos antiguas leyendas y tradiciones que, de boca en boca, se iban transmitiendo, quizá por última vez, antes que la masiva difusión de receptores de radio y televisión terminara por acallar la voz sabia y profunda de la tradi­ción.

Una noche tocó reunirse en un cortijo donde ejercía de casera una humilde mujer que, habiendo visto morir a sus seres más queri­dos en la pasada guerra, encerrose para sobrevivir en el aislado recinto de aquella casería. Era una mujer sencilla, sin instruc­ción; pero que guardaba en su interior el acervo cultural de sus antepa­sados y que cuando hablaba sufría la transforma­ción y el trance de quienes son depositarios de un saber milenario.

Increíblemente una mujer analfabeta recitaba de corrido fra­ses en idiomas desconoci­dos, hablaba de personajes de los que ja­más habíamos tenido noticia, de extrañas piedras con cruces ence­rradas en círculos y curiosos labrados de arcos y entrelazados.

Tuvie­ron que pasar muchos años hasta que los estudios me permitie­ron te­ner conocer algo de latín y griego, de escritura y arqueolo­gía vi­sigó­tica, de personajes principales de la his­toria de Espa­ña, para com­prender que se hablaba de unos hechos que no habían sido inven­ta­dos, sino que tenían un fondo real y que habían ocu­rrido hacía más de setecientos años.

  Ha pasado ya mucho tiempo, desde que Escolástica, como se lla­maba aquella buena mujer, nos hiciera depositarios de todo su sa­ber y ahora, al cumplirse setecientos cincuenta años de los hechos narrados, ha llegado la hora de ponerlo por escrito para co­no­cimien­to de generaciones venideras. Como yo lo oí así lo transmito.

Para acceder al artículo completo publicado en el Programa de la Romería de Alharilla, en el año 1997, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/zgutui7cu4

EL TESTAMENTO DEL PADRE GALERA

El año pasado se publicó en es este mismo programa el artículo que don Eugenio Moli­na, Cronista de la Ciudad, publicó en la revista “Don Lope de Sosa” en el año 1922, titulado “El Santuario de San Benito, el padre Galera y el cuadro de la tormenta”, en él da noticia del testamento del padre Galera en el que nombra por heredero de sus bienes a San Benito. (Nota: este artículo figura también en este blog, en la entrada “In memoriam. Don Eugenio Molina y Ramírez de Aguilera”)

Este testamento, otorgado el 20 de diciembre de 1853, se conserva en el Archivo Histó­rico provincial de Jaén, en él, el padre Galera, declara haber concertado con Fran­cisco Manuel García Pérez la compra de la casa contigua a la ermita, que hace esquina con el camino que la rodea, con su huer­to y demás anejo a ella, en la cantidad de doce mil ocho­cientos reales de vellón, libres de todo gravamen, de los cuales había pagado ya la tercera par­te y las otras dos terceras partes habían convenido que las pagaría en dos plazos, lo que debió realizar antes de su muerte acaecida casi cuatro años después, el 19 de octubre de 1857, a la edad de 79 años.

Para acceder al artículo completo publicado en el Programa de la Fiesta de San Benito del año 2011, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/y5goterd4f

UN MILAGRO DE SAN BENITO, PUBLICADO EN LA PRENSA

En la página 2  del periódico “El Siglo Católico” año XIX, núm 5.586 del sábado 30 de septiembre del año 1893, apareció la siguiente noticia:

«Según escribe el ilustrado Párroco de Porcuna a El Pueblo Católico, una pobre demente, a la que había sido necesario poner cadena al pie, daba grandes voces al paso de la procesión de San Benito, Patrón del pueblo, celebrada en Marzo. Las gentes, que temían un escándalo, oyeron que la pobre mujer decía a un hijo suyo de de tres años: “¿Quién me va a curar, San Benito?”

La procesión pasó, y al pasar la loca cayó en el suelo de la habitación presa de fuerte congoja; el pueblo se precipitó en la casa, y pudo ver que al poco rato la desgraciada decía tranquilamente: “Quitadme las ligaduras; he sido curada”.

Y la curación se ha confirmado. M.»

Dado que el hecho narrado ocurrió el día de San Benito en el mes de marzo y la noticia fue publicada en el mes de septiembre, estimamos que la curación fue un hecho real, pues trascurrieron seis meses en los cuales se pudo comprobar que la curación fue cierta.

Los milagros de San Benito en Porcuna

En las visitas realizadas por la Orden de Calatrava al priorato de San Benito de Porcu­na, al hacer el inventario de los documentos existentes, se reseña a partir de 1577, “ Un perga­mino de los milagros de Señor San Benito con unas imágenes en medio­”­, por otras fuen­tes co­nocemos que se trataba de un “cuaderno sobre averiguación de milagros hechos por señor San Benito en 29 hojas”. De este cuaderno se sacó una copia cuando ocupó el priorato y fue vicario general de la Orden en Andalucía, entre 1603 y 1618, don Fran­cisco Barrera de Rivera, copia que se depositó en el Colegio de Calatrava de Salamanca, donde lo vio, antes del año 1607, fray Antonio de Yepes, autor de la “Crónica general de la Orden de San Benito”.

Para acceder al artículo completo publicado en el Programa de Fiestas de San Benito, año 2009, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/3kjcgnj3ei

LA FIESTA DE SAN BENITO DEL 11 DE JULIO DE 1731

Al ser reconquistada Porcuna, fue entregada por el rey Fernando III a la Orden de Cala­trava para su guarda y defensa. La Orden de Calatrava estaba afiliada a la orden del Císter, ra­ma de la orden benedictina surgida tras una reforma de San Bernardo, y por tanto tenía como patrón a San Benito. Al establecerse los calatravos en Porcuna nos trajeron a su santo patrón y crearon el Priorato de San Benito, para la atención religiosa de sus caballeros.

La devoción que los calatravos profesaban a San Benito fue propagándose, por encima de cualquier otra, entre los habitantes de Porcuna con tal intensidad que el pueblo lo consideró su patrón, de lo que tenemos constancia por una crónica de principios del siglo XVII: “La ima­gen de San Benito que está en dicha igle­sia es de mucha devoción por los muchos milagros que ha obrado y así la villa le tiene por patrón”.

Para acceder al artículo completo publicado en el Programa de la Fiesta de San Benito del año 2008, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/2k72sydg4f

CRUZ Y MEDALLA DE SAN BENITO

Hace unos años los vecinos del barrio de San Benito confeccionaron unos reposteros para adornar ventanas y balcones en las fiestas de San Benito, en ellos copiaron el antiguo escudo que usaban las damas de la cofradía, en el cual y en forma de cruz hay colocadas unas iniciales, fueron muchas las personas que se preguntaban que significaban, ahora hemos podido saber que se trata de la llamada Cruz de San Benito, y que las letras verticales C. S. S. M. L. son iniciales de las palabras latinas CRUX SANCTA SIT MIHI LUX, que traducidas al castellano quieren decir: LA SANTA CRUZ SEA MI LUZ.Las letras horizontales N. D. S. M. D. son iniciales de las palabras latinas NON DRACO SIT MIHI DUX, cuya traducción es: NO SEA EL DRAGÓN MI GUÍA.

Para acceder al artículo completo publicado en el Programa de la Fiesta de San Benito del año 2002, pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/od9perm93g

El relicario de San Benito

Es costumbre centenaria en nuestra localidad que el día en que la Iglesia Uni­versal celebra la festividad de San Benito, 11 de julio, conocida en Porcuna desde tiempo inmemorial como ASan Benito de los segaores@se dé a besar la reliquia de San Benito.

Algunos devotos afirman que en este día se adora la preciada reliquia, esta expresión, aunque dicha con toda buena fe, no deja de ser errónea, pues el cristiano sólo adora  a Dios .

La Iglesia distingue tres formas de culto: el dirigido a Dios es la Latría (ado­ración), el de los santos la Dulia (honor) y el de la Santísima Virgen María la Hiperdulia (máximo honor).

Para acceder al artículo ocmpleto, publicado ene l programa de San Benito del año 2004,  pinchar en el enlace: http://www.box.net/shared/3oz781j5ro